La dieta actual de las personas dispone de una inmensa variedad de alimentos y productos para nutrir al organismo, pero entre toda esa variedad existen algunos alimentos más beneficiosos que otros, y entre ellos unos pocos que resultan ser sencillamente estupendos por sus grandes aportes nutricionales, que han llevado a lo largo de la historia a que muchas civilizaciones concentraran su alimentación básicamente en ellos, como es el caso del harina de maíz

Aporte nutricional del harina de maíz.
En primer lugar, se destaca el alto contenido en fibras que posee este cereal molido, así como la presencia de vitaminas A, B1, B5, C, E y K, además de una larga lista de minerales entre los que se destacan el calcio, fósforo, zinc, magnesio y potasio.
También posee un contenido en calorías considerado de los más altos entre los cereales, así como carbohidratos complejos y una buena dosis de aminoácidos y ácidos grasos esenciales, como el linoleico.
Beneficios de la harina de maíz.
Pero todas estas palabras, a no ser que seamos expertos en nutrición, poco nos dicen, por lo que veamos más detenidamente los beneficios que el consumo de harina de maíz puede acarrear para la salud según sus nutrientes:
Fibras: estas resultan beneficiosas para prevenir trastornos digestivos, problemas como las hemorroides o el cáncer de colon, reducen los niveles de colesterol malo y el riesgo de padecer estreñimiento.
Calcio: permite fortalecer todo el sistema óseo y estimular su crecimiento, así como los dientes, las uñas, el pelo, y para trabajar la tonificación y elasticidad de los músculos.
Potasio: beneficia la salud cardíaca y el sistema nervioso, la estructura muscular y la liberación de adrenalina.
Beta-criptoxantina: resulta un carotenoide muy eficiente para fortalecer la función pulmonar, y reducir el riesgo de cáncer en estos órganos.
Fósforo: beneficia los riñones, la estructura ósea y dental, y permite la regeneración celular.
Además, el harina de maíz posee un destacado efecto antioxidante que permite combatir los radicales libres y conservar la salud de los tejidos, así como constituye un alimento muy recomendado para tratar el sobrepeso.
Cómo consumir el harina de maíz.
Y como si fuera poco con los notorios beneficios de la harina de maíz, esta puede consumirse de la más diversas formas y en platos de todo tipo, ya sean dulces , salados, como postre o plato principal, siendo una buena idea para añadirla a tu dieta consumir pequeñas porciones de harina de maíz en forma de cereales durante el desayuno.
fuente: IMujer
Nosotros Te recomendamos Pasta D´Oro, la alternativa a las pastas de trigo. 100% natural, elaborada a base de agua y harina de maíz, ideal para celíacos y diabéticos por no contener glúten y su bajo índice glucémico.
Conseguílas en nuestra tienda on line!
www.jardinorganico.com.ar/?pag=productos_organicos&sec=Pastas%20secas