El helado continente antártico albergó una selva tropical hace 52 millones de años, facilitada por cálidas corrientes marinas y un exceso de dióxido de carbono en el aire, afirmaron hoy investigadores de la Universidad de Fráncfort y del alemán Centro de Investigación de Biodiversidad y Clima. “En esa época la temperatura era entre 50 y 60 grados más cálida que ahora”, dijo el experto en climatología paleolítica de la Universidad de Fráncfort Jörg Pross, citado por la agencia alemana DPA. Los científicos analizaron el suelo marino a 1.000 metros de profundidad, donde encontraron polen y esporas, restos de una selva tropical o subtropical, detalla el estudio publicado en la revista científica “Nature”.

 

 

 

“El elevado contenido en dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera -más del doble que en la actualidad- y las cálidas corrientes marinas fueron responsables de esa situación climática”, sostuvo Pross.

El investigador auguró que “si se continúa con la emisión de CO2 actual a través de la quema sin trabas de combustibles fósiles, la concentración de dióxido de carbono en la atmósfera alcanzará el nivel de entonces en menos de cien años”.

Según los científicos del estudio, el futuro efecto invernadero provocaría “a largo plazo y de manera inevitable” el deshielo y el aumento del nivel del mar, ocasionando que una gran parte de Alemania quede por debajo del nivel de las aguas, así como la costa este de Estados Unidos.

Los investigadores no encontraron aún restos de animales en sus perforaciones a 200 kilómetros de la costa de la Tierra de Wilkes, en la Antártida Oriental, aunque presumen que “tiene que haber habido una gran cantidad de insectos”.

 

Fuente: TELAM