Variar entre ambas, la mejor forma de potenciar sus beneficios. Para empezar la diferencia entre las manzanas se encuentra en la piel, más específicamente en el contenido de procianidinas, un tipo de flavonoides que incluyen catequinas y epicatequinas, presente en manzanas, almendras, cacao, uvas, etc.