No siempre son las grandes acciones las que terminan por dañar el medio ambiente. También están esas pequeñas vivencias de la vida cotidiana que casi sin quererlo, y por supuesto sin buscarlo, terminan por perjudicar el planeta.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

1. Dejar la computadora prendida: Puede significar hasta un 5 por ciento del consumo eléctrico total y una gran cantidad de CO2 emitidos.

2. Tomar un avión: la aviación es responsable de entre el 2 y 3 por ciento de las emisiones de gases. Además destruye la capa de ozono y emite contaminación acústica.

3. Cambiar el celular: ¿Qué se hacen con los celulares en desuso? Por lo general se arrojan, contaminando así con sustancias tóxicas.

4.Vivir en las afueras: Elimina zonas verdes y tierras de cultivo, además de que se viaja más en auto. Ni hablar si además viven en una casa con un amplio jardín, os dejo con los cálculos pero una hora con el cortacésped consume tanto como un trayecto de 100 kilómetros en coche, además de la gran cantidad de agua y de productos tóxicos utilizados.

5.Consumir productos de plastico: Como muchos saben, no es biodegradable por lo que es mejor optar por envases de vidrio.