Alrededor del 80% de los residuos flotantes proviene de tierra firme. Las corrientes superficiales y las mareas los trasportan, y tienden a acumularlos en el centro de los llamados “giros oceánicos”. En la zona central de estos giros, como el del Atlántico Norte (mar de los Sargazos) o Pacífico Norte, los vientos son flojos y las corrientes, muy débiles. “Los plásticos se acumulan en zonas poco transitadas por la navegación, lejos de la costa”, comenta Rei Yamashita, de la Universidad Japonesa de Mie.

“La corriente Kuroshio, una de las más importantes del planeta, desplaza grandes cantidades de objetos flotantes desde las costas de China, Corea y Japón, países fuertemente industrializados, hacia el giro del Pacífico central”. Y los residuos, en grandes cantidades también, provienen, en esa zona, de la costa de California y Oregón, en Estados Unidos.

En las costas de Japón, los científicos han descubierto que cada dos o tres años el número de partículas de plástico en el agua se multiplica por diez, explicó el oceanógrafo Charles Moore .

“En el área que nosotros estudiamos encontramos ahora tres veces más partículas que hace diez años”, dijo el científico, que descubrió casualmente la mancha en 1997 durante un crucero entre Los Ángeles y Hawai.

Esta gigantesca superficie de basura, que Moore prefiere llamar “sopa de plástico”, está formada por pequeñas partículas de plástico, unas cien millones de toneladas de desperdicios, según los cálculos de Moore. La “sopa” se extiende frente a la costa californiana, rodea Hawai y llega hasta Japón.

El principal problema es que “no se puede limpiar porque hay demasiada distancia entre sus partes” y el área total es inmensa. “Hemos encontrado partículas de plástico incluso a 10 y 30 metros bajo la superficie”.

En este enorme basurero flotan todo tipo de objetos “como cepillos de dientes, envases de champú, plumas estilográficas”. Sin embargo, la mayoría del plástico que acaba en el mar se quiebra en pequeños pedazos por efecto del sol y se mezcla con el agua y el plancton.

Fuente: www.adnmundo.com