Por Ani Koutnouyan.

La finalidad del alimento en nuestro cuerpo es de nutrir y dar energía a cada célula, que forma parte de este paquete de 60.000 millones de células que somos.

 

Para el correcto funcionamiento corporal es importantísimo el rol que cumple la buena nutrición. Debemos conocer cómo funciona nuestro organismo, qué alimentos necesita y como cuidar nuestra Salud que es sagrada.

 

Como Lic. en Nutrición, mi intención es difundir una de las necesidades más básicas en la vida, que es nutrir. Y no sólo nutrir nuestro cuerpo físico, también el mental, emocional y espiritual.

 

El siglo XIX fue el siglo de la industrialización. El siglo XX fue el siglo de los derechos humanos luego de las dos guerras monstruosas.  Hoy,  creo que vivimos en el siglo del retorno a lo espiritual. Y es clave.

 

La educación es una semilla maravillosa, pero toda semilla para fructificar necesita un sustrato, y el sustrato anatomo-fisiológico y anotomo-funcional donde se siembra la educación es un cerebro intacto. Y la desnutrición genera, precisamente,  debilidad mental.

 

Cuando el bebé nace, el cráneo mide 35 cm, el tamaño del canal de parto, y crece un cm por mes durante el primer año. Al final del año y medio, a los 18 meses, se cierra la fontanela anterior y el cráneo pasa a ser una unidad sellada.

 

Nosotros nacemos y morimos con la misma cantidad de células pero si hay buena alimentación, cada neurona, de los 100 mil a los 140 mil millones de neuronas que tenemos en los 3 mm de espesor de la corteza, emite hasta 15 mil cables.

 

El 50% depende de la alimentación y el 50% de la estimulación.

 

La alimentación que un niño no recibió en su primer año de vida, es muy difícil de recuperar. Si se interviene  prontamente al niño durante el primer año de vida, antes que se dañe su cerebro podemos lograr maravillas.

Hay evidencia científica que la desnutrición provoca daño cerebral.

Solamente la PREVENCIÓN logrará buenos efectos, y el trabajo sobre la familia.

 

Debemos entender claramente que debemos trabajar los gobiernos, las organizaciones no gubernamentales, el empresariado y la comunidad juntos.

Debemos trabajar como hermanos que somos. Y terminar la guerra del hombre contra el hombre e iniciar la única guerra en la que todos ganan que es la guerra contra el hambre.

 

Debemos comprender como desnutrición, la carencia de alimentos, así como alimentos carentes de nutrientes (los famosos alimentos chatarra).

 

La desnutrición genera debilidad mental y esa debilidad afecta la principal riqueza de un país que es su capital humano. Y si el capital humano está dañado el país no tiene futuro.

 

 

Ani Koutnouyan

Licenciada en Nutrición

Tel: 4747.9970

Mail: info@artesanaenlaweb.com.ar

Blog: http://artesanaenlaweb.blogspot.com

ANI KOUTNOUYAN es Licenciada en Nutrición. Especializada en Alimentación Natural. Sus enseñanzas reflejan su estilo de vida.

Hace 14 años desarrolló “ArteSana”, una empresa dedicado a la elaboración de Viandas Nutricionales. Y su principal pilar, la educación alimentaria, realizando consultorio nutricional en zona norte y capital federal y brinda Conferencias, Talleres y Charlas sobre Alimentación Consciente y Nutrición Depurativa.