Las galletitas orgánicas de Jardín Orgánico Walk con semillas de lino y girasol Walk, son una fuente nutricional y sana de alimentarse. Además, de que todos sus ingredientes siguen procesos orgánicos en su producción posee en los componentes semillas de dos especies vegetales que proveen múltiples beneficios saludables al organismo.

Por un lado, las semillas de girasol que provienen de la planta con su mismo nombre (girasol, Helianthus annuus) que es una planta herbácea, de la familia Asteraceae con una fenología o duración estacional de aproximadamente seis meses. Es decir, que es una especie anual. Originariamente, es de Norteamérica y Centroamérica particularmente del norte de México y oeste de Estados Unidos. Los principales países productores son Rusia, China, Estados Unidos y Argentina. Posee unas inflorescencias (una flor que contiene muchas otras flores) muy vistosas y con múltiples semillas.

Estas semillas son ricas en proteínas, que contienen aminoácidos, entre ellos el triptófano. Este aminoácido es el precursor de la hormona serotonina, un neurotransmisor necesario para el correcto funcionamiento de células nerviosas y el cerebro y cuyos niveles determinan el estado de ánimo del organismo.  Además, el triptófano que está presente en las semillas de girasol, ayudan a controlar el peso porque permite regular el apetito. También, el girasol es una fuente rica de ácido fólico, una vitamina B que es requerida por nuestro organismo para la división celular y para hacer el material genético.

Por otro lado, las semillas de la planta de lino (Linum usitatissimum) que es una especie anual de invierno que pertenece a la familia de las Lináceas. Tienen su origen en la antigua Babilonia, Asia y Medio Oriente. Actualmente, son altamente producidas en Canadá, Rusia e India. Las semillas de lino son muy saludables ya que aportan fibras necesarias para favorecer la digestión. Además, son fuente de aceites poliinsaturados como el Omega 3 (un componente importante para la salud coronaria y el cuidado del colesterol), de la vitamina E, del complejo B, de nutrientes como fósforo y magnesio. Son de gran ayuda a la hora de saciar el hambre, ideales para dietas de detoxificación y de adelgazamiento. Ayudan siendo consumidos asiduamente para combatir distintos tipos de cáncer y promueven un balance de la dieta indispensable para tener una salud integral.