-->
Post placeholder image

Un tifón se dirige a Japón y la tormenta se queda en Filipinas

tormenta-filipinas

La tormenta tropical Parma, que afecta desde hace dos días al noroeste de Filipinas, empezó el martes a dirigirse despacio hacia las zonas tabacaleras del país, después de matar al menos a 22 personas.
Justo detrás de ella está el tifón Melor, una tormenta de categoría 4 que está actualmente al sur de Okinawa y tiene una trayectoria que podría llevarla sobre Tokio para el jueves, según el sitio web Tropical Storm Risk.
Una tormenta de categoría 4 puede desatar vientos de entre 211 y 250 kilómetros por hora (kph).
Parma, que el lunes se rebajó a tormenta tropical, ronda sobre el extremo norte de las Filipinas, unos 110 kilómetros al noroeste de la región de Ilocos, explicó el pronosticador jefe de la oficina meteorológica, Nathaniel Cruz.
“Parma se ha movido mucho más cerca de la región de Ilocos porque el tifón Melor está influyendo en su movimiento”, indicó, añadiendo que no se espera que toque tierra y que en los próximos tres días podría moverse hace el sudoeste, en dirección al Mar de la China Meridional.
Es la temporada de tifones en Filipinas, y Parma ha estado bañando la zona norte del país durante una semana, después de que una tormenta anterior vertiera en un sólo día el equivalente a la lluvia promedio de un mes sobre Manila y alrededores, desplazando casi a medio millón de personas.
La ciudad aún está recuperándose de las inundaciones.
TAIWAN LEVANTA LA ADVERTENCIA
Se espera que Parma, con vientos de hasta 105 kph, cause aún más daños. Actualmente descarga lluvias torrenciales sobre Taiwán, aunque la oficina meteorológica central de Taiwán levantó su advertencia en tierra cuando la tormenta empezó a alejarse de la isla.
Casi 8.000 personas debieron ser evacuadas, y las precipitaciones llegaron a los 1.414 milímetros en las montañas cercanas a la costa este taiwanesa, según las autoridades de rescate.
Afectada por las acusaciones de haber respondido tarde al tifón de agosto que mató a unas 770 personas, la mayoría en aludes provocados por la lluvia, Taiwán ordenó evacuaciones antes del paso de Parma.
La tormenta irrumpió el sábado en el norte de Filipinas, provocando inundaciones y destruyendo cosechas e infraestructuras por valor de casi 800 millones de pesos (16,8 millones de dólares), según las autoridades y reportes de medios.
Más de 300.000 personas se han visto afectadas, y un tercio de ellas están en alojamientos provisorios. En algunas zonas aún no se han restablecido el suministro eléctrico o las comunicaciones.
Ketsana, el tifón que golpeó a la zona de la capital hace más de una semana, mató a 300 personas y causó daños por valor de 7.630 millones de pesos en cosechas, en su mayoría arroz a punto de recogerse.
El secretario de Agricultura, Arthur Yap, dijo que las reservas de arroz eran suficientes pese a los daños en las cosechas. Cualquier importación sería para utilizar en el 2010 y se hará en “un momento adecuado”, añadió.
Naciones Unidas también está reuniendo 75 millones de dólares, pidiendo ayuda a sus estados miembros y agencias donantes para los trabajos de ayuda y recuperación en las zonas golpeadas por los tifones en Filipinas.

Fuente: Reuters

No Comments

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

HomeCategoriesAccountCart
Search