-->
Post placeholder image

Vuelta al cole… Y la alimentación de los niños?

school_kids

Recomendaciones nutricionales para padres e hijos

Para que un niño crezca sano, fuerte y feliz como aspira toda familia, debemos tener un especial cuidado con los alimentos que consume y los nutrientes que incorpora, ya que ellos le proporcionarán las bases para el desarrollo físico y mental.

Recordemos que, además de los alimentos materiales, se encuentran otros, más espirituales, que tienen que ver con el amor, la caricia, el contacto a nivel de la piel y los ojos, que son fundamentales siempre en la relación padres-hijos.

La pregunta que debemos hacernos para ubicarnos en el crecimiento y estado de salud normal del niño es:
Nuestro niño, parece un niño feliz?

Y para responderla tendremos en cuenta los siguientes parámetros:
-Está aumentando bien de peso y estatura?
-Cuántas veces se enferma?
-Es un niño activo, que se conecta con el medio que lo rodea?

Estas preguntas y sus respuestas nos orientan con respecto al crecimiento sano y feliz de nuestro niño y nos tranquilizan con respecto a la cantidad y calidad de los alimentos que le estamos dando y de la contención afectiva que le proporcionamos diariamente.

La alimentación es imprescindible en todas las etapas de la vida.
ALIMENTARSE, ES COMER PARA NUTRIRSE.
Y desde la temprana edad, en los niños y adolescentes, la alimentación cumple un rol importante y esencial para que su crecimiento y desarrollo sea óptimo y saludable.

Una alimentación sana en los niños y adolescentes es un crédito de felicidad y salud en la etapa adulta.

Cada día es más común encontrar casos de niños deprimidos, apáticos y sin estímulos.
Una de las vitaminas esenciales que nos protegen contra estos signos y síntomas es la vitamina B, especialmente la B6. Hoy se sabe que el complejo B es necesario para la actividad enzimática de nuestro cerebro. Cuando alimentamos a nuestros hijos con pan blanco, arroz blanco, y pasta blanca, les damos un alimento al que se le ha extraído su vitamina B. Con el tiempo aparece una deficiencia de esta vitamina en el organismo, por lo que tarde o temprano nos encontraremos con las consecuencias que se derivan de ello.
Para esto recomendamos incluir en la alimentación de los niños variedad de cereales integrales, pan integral, granolas de cereales (centeno, avena, arroz yamaní, quinoa, mijo, amaranto, cebada, trigo entero, trigo sarraceno…)
La investigadora Bárbara Shute demostró que la vitamina E es capaz de mejorar la capacidad de aprendizaje de los niños con algún canal sensorial dañado. Los aceites prensados en frío y los frutos secos contienen gran cantidad de vitamina E.
Un oligoelemento esencial es el magnesio. La carencia de éste, por ejemplo, puede provocar en un niño hiperactividad y también cansancio constante por la disminución de ATP. Los alimentos crudos están siempre cargados de magnesio y enzimas.
Pero hoy en día prevalece en los niños el consumo de alimentos fast food, cocidos, preparados, elaborados, y al cocinarlos liberan ese mineral, se destruyen las enzimas, y de esa forma perdemos la posibilidad de que nuestro organismo disponga de magnesio y enzimas suficientes. Los frutos secos también contienen cierta proporción de magnesio.

Otro oligoelemento muy relacionado con el rendimiento intelectual es el zinc. Se trata de un nutriente indispensable para el cerebro, ya que se encarga de activar unas 200 enzimas necesarias para el trabajo de este órgano, particularmente la zona del hipocampo donde se desarrollan las funciones de memorización. Desgraciadamente, los cereales blancos, al ser refinados, han perdido el zinc que tenían en su estado original.

Para que el cerebro funcione…
Nutrientes imprescindibles para los niños

Me despido de Uds deseándoles a todos los niños un saludable comienzo escolar.
Hasta la próxima!


Lic. Ani Koutnouyan
Licenciada en Nutrición
info@artesanaenlaweb.com.ar

No Comments

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

HomeCategoriesAccountCart
Search