Debido a sus bajos índices contaminantes se utiliza en equipos de minas subterráneas y por lo tanto ayuda a mantener los estándares de calidad del aire.

biofuel_alga

La utilización de biodiesel se debe entender desde sus ventajas: no tóxico, biodegradable, más seguro que el diesel, mejora la dependencia energética porque puede ser producida localmente, menores emisiones, mejores propiedades lubricantes y no contiene azufre. Pero también tiene sus desventajas: es más caro que el diesel y es más susceptible a contaminarse con agua lo cual puede producir corrosión entre otros factores.

Además, debido a su alto costo de producción el biocombustible aún no se masifica en la industria minera.
“Las aplicaciones se pueden ver desde una de sus mayores virtudes. Y es que como contamina menos, se utiliza en equipos de minas subterráneas y por lo tanto ayuda a mantener los estándares de calidad del aire”, asegura el director ejecutivo del Centro de Investigación Científico Tecnológico para la Minería (Cicitem), Dr. Luis Cisternas.
En cuanto a su producción masiva dirigida a la industria minera, su utilización cobra vitalidad para faenas blockcaving, debido a la nula emisión de gases sulfurados y NOX, sin embargo, su utilización no es continua ni en grandes volúmenes, “debido al alto costo de producción del biocombustible”, destaca el Dr. Teófilo Graber, investigador del Cicitem.

Es en la óptica automotriz que también la Facultad de Recursos del Mar, de la Universidad de Antofagasta (UA) junto con el Cicitem, en 2007 iniciaron las primeras investigaciones en esta materia. “En nuestro caso, trabajamos con microalgas, en una zona que provee de un clima único para su desarrollo, donde se obtienen todos los aceites y posteriormente, a través de un proceso químico de transesterificación, se transforma a biodiesel (metilesteres), con las mismas características del petróleo diesel, flash point o punto de inflamación y poder calorífico similares, lo que permite trabajar en motores de combustión en cantidades de 5%; 10%; 15%; y 20% de biodiesel, y el resto se complementa con petróleo”, explica la Dra. Mariella Rivas, directora del proyecto investigativo del Cicitem. Este complemento minoritario, se debe al alto costo que requiere la producción de biodiesel, considerando la escasa materia prima necesaria.

Por lo menos en Chile y la mayoría de los países europeos y Norteamérica, se trabaja desde V5 hasta V20, que es lo normal, permitiendo no efectuar modificaciones a los motores que lo utilizan.

El objetivo del desarrollo de biodiesel dentro de la investigación, es para su práctica en el remplazo del combustible del parque automotriz. En este sentido, se conoce la experiencia de Temuco, ciudad en la que ya existe una planta que produce 400 lts/d de biodiesel, donde la idea es efectuar las mezclas en camiones aljibe para que sea depositado en estanques comerciales de expendio de combustible.